La nueva capital

Estamos a medio camino entre Yangon y Mandalay. Despues de km de oscuridad, una flecha de neón, una estacion de servicio y más oscuridad.

De repente, una nube de luz en el horizonte. Una mega pagoda dorada, proyectando su luz hacia una nube, dando a la escena un cierto aire inquietante. Llegamos a Naypyidaw, la nueva capital de Birmania, una ciudad desconcertantemente vacía donde todo es exceso.

[flickr]http://www.flickr.com/photos/35413670@N07/5214322254/[/flickr]

Primero una hilera de hoteles de lujo, al menos 15 en un km, villas, edificios idénticos con oficinas aún no construidas. Miles de farolas alumbrando un espacio todavía no urbanizado. Y un museo enorme dedicado a las piedras preciosas.
Y sobre todo las rotondas. Decenas de rotondas enormes, pulcramente decoradas con flores, con luces individuales para cada uno de los tiestos dorados. Rotondas en medio de la nada. Ostentación que nadie contempla.
Mientras tanto Yangon se ahoga con el humo de los generadores eléctricos en cada calle, porque en la antigua capital solo hay unas horas de electricidad al día. Los pobres no necesitan mas.

One thought on “La nueva capital

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *